Abanderados de la Argentina Solidaria 2017

Catalina Hornos

26 años Haciendo camino Asociación civil Haciendo camino Asociación civil | Desnutrición | Añatuya, Santiago del Estero
El proyecto
Catalina levantó el primer Centro de Prevención y Atención de la Desnutrición en Añatuya. Es presidenta y fundadora de la asociación Haciendo Camino, desde la cual lanzó esta iniciativa, consciente de que niños mal nutridos no logran desarrollar las capacidades intelectuales básicas para crecer con igualdad de oportunidades.
Qué está logrando
Acercan necesidades básicas de alimento y ropa, capacitación laboral para padres, acompañamiento e instrucción para embarazadas, seguimiento personalizado de cada familia, asesoramiento en temas de educación, prevención e infraestructura.
El dato
Porteña de origen, hace un año Catalina se mudó a Añatuya para acompañar personalmente a las familias que luchan contra el hambre. Ella y su equipo encaran un abordaje integral de la problemática, apoyados en el conocimiento de la red CONIN de Abel Albino. Ya está logrando un cambio sustentable en la calidad de vida de muchos.
Su mirada
“Argentina puede ser un país diferente, todos tenemos que unirnos bajo un mismo objetivo”. En los primeros 17 meses de proyecto, casi 200 chicos mejoraron en su diagnóstico de desnutrición o se recuperaron completamente.

Ayudá a este abanderado

www.haciendocamino.org.ar | info@haciendocamino.org.ar | 4811-3802

Desnutrición: un flagelo reversible

Muchos niños mueren o sufren por desnutrición. Catalina Hornos combate el hambre en Santiago del Estero, con resultados alentadores.

El Proyecto


Desde la fundación que preside, Haciendo Camino, Catalina inauguró el primer Centro de Prevención y Atención de la Desnutrición de la provincia de Santiago del Estero. Ubicado en Añatuya, ofrece distintos programas para acompañar a las familias, prevenir y revertir los casos detectados.


Las familias se sienten respaldadas y dignificadas, ya que las guiamos para que puedan resolver sus problemas ellos mismos.
La base del trabajo es la participación activa de las madres. Sólo si ellas están capacitadas y comprometidas, asegura Catalina, podrá resolverse esta injusticia. Catalina y su equipo de especialistas las instruyen en temas de higiene, nutrición y estimulación temprana, para que ellas sean las primeras educadoras. Salen al encuentro de los vecinos para conocer las necesidades y actuar a tiempo. Realizan un seguimiento personalizado de cada paciente y su entorno. Dan talleres y asesoramiento a embarazadas en riesgo. Difunden conocimiento preventivo por medios gráficos, radiales y televisivos. 


En paralelo, Catalina acompaña a las familias en situación económica delicada para suplir, mediante padrinazgos, sus necesidades básicas, mientras buscan caminos para que puedan lograr el autosustento con oficios y emprendimientos. 


“Las familias se sienten respaldadas y dignificadas, ya que si bien no se cubren todas sus necesidades ni se les solucionan todos sus problemas –resume Catalina-; se intenta alentarlos y guiarlos para que puedan resolverlos ellos mismos”.


Con su programa de Niños, Catalina apadrina el hogar Santa Catalina, en el que viven 27 chicos que por motivos judiciales no pueden crecer en sus casas. Gestiona donaciones para abastecerlos con alimentos y vestimenta, y está presente impulsando su estudio y llevando juegos, bailes y otros gestos que devuelven la niñez a los niños.


Cómo nace


Catalina y un grupo de seis amigos viajaron en 2006 a Añatuya, para conocer de qué modo vivían las personas de parajes alejados a la ciudad. Convivieron con los vecinos, palparon el abandono asfixiante en que muchas familias trataban de sacar adelante a sus hijos. Fundaron, entonces, Haciendo Camino, para acercar soluciones reales a la pobreza extrema de la zona.


“Viendo la cantidad de niños y adultos con importantes dificultades de aprendizaje y deficiencias intelectuales, indagamos sobre su origen y nos encontramos con la desnutrición infantil como causa de estas deficiencias irreversibles”, analiza Catalina. Había que actuar y prevenir.
Catalina se puso en contacto con CONIN, la fundación de Abel Albino pionera en la lucha contra el hambre, y en alianza con ellos replicaron su modelo en Santiago del Estero, dando forma real al primero de tres Centros de Prevención de la Desnutrición levantados por Haciendo Camino en la misma provincia.


Quién es


Psicóloga y psicopedagoga, tiene apenas 26 años, y estudió en un colegio tradicional de Buenos Aires. Un viento indomable la empuja hacia los demás. Encontró una causa, se involucró con un lugar, se comprometió con una comunidad. Tan íntimo sintió el vínculo, que hace un año dejó su Buenos Aires natal y se mudó a Añatuya, con el objetivo de “acompañar de cerca el sufrimiento de la gente y dar respuestas personalizadas”.


Hace un año, Catalina dejó su Buenos Aires natal y se mudó a Añatuya, para “acompañar de cerca el sufrimiento de la gente y dar respuestas personalizadas”.


Estratega, pero también cercana, confiable. Interpela a las madres, les enseña y también baila con los más chicos cuando le toca. Disfruta de meterse hasta el fondo de los temas. Por eso sale a recorrer las escuelas de los barrios cercanos, para despertar la alerta, lograr detección temprana de casos de desnutrición, tratarlos y, sobre todo, empezar a prevenirlos.


Su huella


Más de 130 chicos están siendo tratados en el Centro de Haciendo Camino, mientras sus madres reciben capacitación en oficios y educación en salud. Más de 40 madres reciben capacitación laboral y ayuda social para fortalecer su autosustento.


El Centro se está convirtiendo en un lugar de referencia. La atención cercana, las soluciones eficientes y el hecho de convertirlas en protagonistas, hace que las madres se comprometan también con la causa.


El cerebro de un chico, en su primer año, hace el salto cualitativo más marcado de su vida según cómo sea su nutrición y su estimulación. Catalina trabaja estas dos facetas en equipo con las madres de los niños. Buenos cerebros y buena estimulación favorecen un buen aprendizaje y un porvenir saludable. Para cada chico, para su familia y, con ellos, para toda la Argentina.