Abanderados de la Argentina Solidaria 2017

Pedro Segundo Diaz

49 años Proyecto de donaciones Proyecto de donaciones | Padrinazgo de comunidades rurales | Córdoba, Santiago del Estero, Chaco
El proyecto
Pedro combate la pobreza extrema de las comunidades del norte cordobés. Se ha comprometido con tres comunidades rurales donde se concentran miles de familias con falta de agua, poca instrucción de higiene y salud, y bajos ingresos que opacan el nivel de vida. A ellos llega con mercadería todos los meses.
Qué está logrando
Hace 12 años Pedro moviliza a la gente de Córdoba, recoge donaciones y las lleva a destino en un camión donado. Lo acompañan sus hijos, compañeros, estudiantes y un equipo de médicos y enfermeras que colabora con la causa.
El dato
Su obra se concentra en 3500 familias del norte cordobés, a las que llega con el cargamento solidario. Allí se ocupa de arreglar techos, baños y otras. Pedro conoce a cada uno por su nombre, y muchos de ellos lo consideran un padre.
Su mirada
“Pese a que yo vivía en una villa de emergencia en la capital, estaba mucho mejor que ellos. Entonces me dije: Tengo que ayudarlos de alguna forma, y así empecé. Ahora necesito poder darles una caña y enseñarles a pescar, en vez de traerles el pescado”.

Ayudá a este abanderado

negrotoby@gmail.com | 03543 442419 | 0351 155937004

En un camión prestado

Pedro se convirtió en padrino de varias comunidades rurales al norte de Córdoba. Cada mes llega en camión ajeno, con donaciones a las familias.

El Proyecto

No tiene altoparlantes, pero la camioneta de Pedro Díaz recorre las calles de Córdoba instalando silenciosamente un mensaje de alarma: “No vivimos solos, hay gente que espera algo de nosotros”. Sin decirlo, lo dice, lo muestra, lo inspira. El Negro Toby, camillero y emprendedor social, sacude a los vecinos de la ciudad en busca de donaciones. Todo se acepta: electrodomésticos en desuso, ropa, alimentos, materiales de obra, ganas de hacer. Así comienza la cadena logística.


Los vecinos de Córdoba confían en Toby y le acercan donaciones. Sus amigos creen en su obra y se suben al camión para llevar lo juntado.
Necesitaba una camioneta, y la consiguió, porque él se ocupa de recoger cada donación y llevarla al depósito que una empresa le cedió, comprometida también con la causa. Entonces, moviliza a un grupo de amigos y familiares para clasificar y embolsar lo recibido.
Cargan todo en un camión que presta la municipalidad y parten rumbo a los parajes donde entregan su cargamento solidario. Cada familia recibe unos 20 artículos. Zapatillas, zanahorias, arroz… pueden suspender algunas necesidades básicas que los urgen, pero lo que más valoran es saber que alguien se preocupa por ellos.


Cómo nace


Venía Toby por la ruta, disfrutando de unos días de vacaciones, cuando se cruzó con un hombre que estaba haciendo dedo. Se detuvo y lo invitó a subir. Comenzó la charla y cuando Toby le preguntó dónde vivía, el reciente copiloto le respondió: “Ahicito nomás”. Tardaron unas 3 horas en llegar, por una senda más parecida a un corredor secreto que a una calle. Llegaron. El paraje, los ranchos, los piez descalzos irrumpieron en el campo visual de Toby con tal fuerza, que ya nunca se fueron. Desde ese día tiene a las personas de esas comunidades siempre a la vista. Despierto, dormido, trabajando, en su casa.


Los ranchos de adobe estaban instalados en una tierra arisca a la agricultura. Sin agua, sin luz, sin condiciones mínimas de higiene. En la mayoría de los casos, sin trabajo ni bolsones oficiales. Parajes ocultos, personas y sufrimientos ocultos. En ese momento, Toby vivía en una villa de Córdoba: “Cuando los vi, me di cuenta de que ellos eran todavía más pobres que yo. Me dije que tenía que hacer algo por ellos”, recuerda Pedro Díaz. El impacto lo movilizó, literalmente, y le permitió correr el eje: dejó de mirar su propia condición y se concentró en qué podía hacer para mejorar la vida de otros.


Ahora llega cada mes o cada 15 días a las familias del Norte de Córdoba, y extendió su alcance a algunas zonas del impenetrable chaqueño y del sur de Santiago del Estero.


Quién es


Su mujer y sus hijos lo apoyan y lo acompañan en sus cruzadas. Toby entiende de carencias porque las vivió crudamente, y puede ser que su historia personal le haya permitido conectar más fácilmente con el dolor de los demás. “Yo conocí el hambre, yo viví en la calle­­ –cuenta-, y estoy acá gracias a personas que creyeron en mí y me sacaron adelante”.


El impacto de lo que vio le permitió correr el eje: dejó de mirar su propia condición y se concentró en qué podía hacer para mejorar la vida de otros.


A Toby conoce personalmente a cada familia a la que le entrega algo. Sabe sus necesidades concretas y busca resolverlas. “Para nosotros es un padre”, define una de las señoras a las que ayuda.


Así anda, enérgico, carismático, comprador. Contagia su pasión por ayudar y eso le permite sostener esta obra que ya lleva 12 años.

 

Su huella


El engranaje está aceitado. Los vecinos de Córdoba confían en Toby y le acercan donaciones. Sus amigos creen en su obra y se suben al camión para repartir lo juntado, acercar un abrazo, remendar un techo.


Pero Pedro Segundo Díaz está intranquilo. “Cuando yo no venga más por aquí, ¿quién va a venir?”, se pregunta, preocupado. Es consciente de que no está dejando capacidad instalada en la comunidad a la que llega. Está respondiendo a las necesidades reales y más urgentes, pero quiere más. Necesita ayuda para empezar a generar un proyecto sustentable en sus zonas de influencia. Hoy, las familias lo esperan cuantas veces sea necesario, para aplacar el hambre y retener la certeza de que no están solas.

 

Warning: array_push() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/production/public_html/core/classes/Cache.php on line 72