Abanderados de la Argentina Solidaria 2017

Gustavo Farruggia

43 años Fundación La Higuera Fundación La Higuera | Pediatría ambulatoria en zonas de riesgo | Miraflores y Espinillo, Chaco
El proyecto
Gustavo acerca atención pediátrica de calidad a comunidades rurales excluidas del sistema formal de salud y amenazadas por el Chagas. Rosarino, pediatra y docente, pasa 20 días al mes en los parajes chaqueños atendiendo a los pacientes. Conforma equipos en los que un pediatra viaja acompañado por médicos residentes y estudiantes de medicina. Así van cubriendo las más de 20.000 hectáreas que componen su zona de acción .
Qué está logrando
Junto a su equipo, lleva más de 2400 historias clínicas abiertas y seguidas con periodicidad. Gustavo y su equipo controlan el crecimiento y el desarrollo de los niños en edad escolar, detectan las problemáticas que deban ser derivadas a centros de mayor complejidad y diagnostican, tratan y siguen los casos de niños chagásicos. Paulatinamente, está reduciendo la notoria mortalidad infantil, la desnutrición y la morbi-mortalidad por Chagas. Por eso, la camioneta de La Higuera es siempre recibida y rodeada por una banda de niños que festejan su llegada .
El dato
Desde este año, Gustavo reacomodó su vida cotidiana para estar 20 días al mes junto a los 20.000 habitantes que, sin La Higuera, vivirían con nula atención médica. “Para lograr educación y prevención es indispensable la presencia permanentes y sostenida en terreno”, confirma. En la sede de Rosario, se intercambian las experiencias y se capacita a los residentes y estudiantes que quieran incorporarse al proyecto .
Su mirada
Gustavo busca alianzas con los centros de salud más cercanos y trabaja inspirado en el Dr. Esteban L. Maradona. Resume su visión en una frase que lo guía: “Había que tomar una decisión: formarnos como pediatras y quedarnos donde más nos necesitan” .

Ayudá a este abanderado

http://www.lahigueraong.org.ar/ | informacion@lahigueraong.org.ar | 0341 153459975 | 0341 4326177 galufarrugia@hotmail.com Ver sitio web

Un médico en el desierto

Para ayudar a las familias del Chaco, el pediatra Gustavo Farrugia creó la Fundación La Higuera, que brinda atención pediátrica gratuita.

El Proyecto

Inspirado por el ejemplo del médico Esteban Laureano Maradona, Gustavo Farrugia decidió dejar la comodidad de un consultorio para ir a buscar a sus pacientes más alejados. Y se fue al Impenetrable Chaqueño, un lugar que por sus condiciones de clima y difícil accesibilidad, tiene poco o nulo acceso a los sistemas de salud públicos y donde los niños padecen las llamadas enfermedades de la pobreza, como el Mal de Chagas.

 

"Nuestro sueño es lograr, en un tiempo no muy lejano, que el diagnóstico y el tratamiento de los enfermos de Chagas llegue a todos los menores de 15 años en nuestro país".

 

Fundación La Higuera trabaja con pediatras, residentes en la especialidad y estudiantes avanzados de medicina, que recorren desde hace 5 años las comunidades más necesitadas del impenetrable ofreciendo atención pediátrica itinerante. La población beneficiada involucra unas 20.000 personas y hasta el momento el grupo lleva el seguimiento de 2400 historias clínicas pediátricas. La labor principal de la Fundación consiste en el control de crecimiento y desarrollo de los niños en edad escolar, la detección de problemas que deban ser derivados a centros de mayor complejidad y el tratamiento de niños chagásicos.


“La Higuera está llegando a esos parajes adonde no hay nada. Y las enfermedades de la pobreza están en estos lugares, por eso acá tiene que haber médicos. Por eso siempre repetimos la frase de Esteban Maradona que dice que hay que formarse como pediatras y quedarse donde a uno más lo necesitan”, cuenta Gustavo, rosarino que pasa 20 días de cada mes recorriendo el lugar y atendiendo las necesidades de sus habitantes. “Yo estudié medicina por una cuestión de servicio, por sentir que podía hacer un bien”, acota.


Las tareas de la Fundación se realizan desde las diferentes postas sanitarias, siempre en alianza con el sistema de salud local. Luego, Gustavo sale al encuentro de sus pacientes, en medio del monte. Su consultorio pueden ser pequeños puestos, iglesias, escuelas o un árbol. Allí se hacen los controles y se realizan talleres en las escuelas y dictado de charlas educativas para la comunidad.


La Higuera cuenta con una cartera de más de 100 socios que abonan una cuota anual. El personal trabaja en forma voluntaria. La iniciativa se financia con fondos recaudados en eventos culturales y musicales en Rosario, aportes de empresas, becas de Bunge y Born, Roemers, Mapfre y Fiorini y ayuda de padrinos, como el músico Juan Carlos Baglieto. Además, desde septiembre, Gustavo percibe un sueldo como médico comunitario del Gobierno del Chaco, lo que le permite dedicarse 100% a la Fundación.


En caso de ganar el Premio Abanderados, Gustavo busca terminar las obras de la Casa de la Pediatría Rural en un predio de 30 hectáreas en el Paraje las Hacheras, en un lugar estratégico en el centro del Impenetrable para poder asistir a todos los niños de zona. Pretende que sea un centro de capacitación de futuros médicos rurales. “Si las enfermedades de la pobreza están acá, acá hay que estudiarlas, y acá tienen que estar los médicos formados”, sentencia Gustavo.


Cómo nace


Para iniciar su trabajo por las comunidades desfavorecidas del Impenetrable a partir de 2003, Gustavo se inspiró en dos próceres de la medicina argentina: Lorenzo Mazza, incansable luchador contra el Mal de Chagas, y Esteban Laureano Maradona. “Esteban Maradona me inspiró en tomar el camino de devolverle a la sociedad, especialmente a la más necesitada, todo lo que recibí como formación”, dice Gustavo.


El pediatra también dice que sus viajes le ayudaron a abrir los ojos a otras realidades. “Recorriendo la Argentina y algunos países latinoamericanos conocí las diferentes realidades de las comunidades rurales y vulnerables. Esto me permitió conocer las desigualdades existentes en nuestra región”, explica.

 

Quién es


Gustavo Farrugia tiene 43 años y es pediatra. Nació en Rosario y es fanático de Rosario Central. Luego de formarse en las escuelas pública y salesiana, se recibió de maestro y trabajó en alfabetización de adultos mientras cursaba la carrera de Medicina en la Universidad Nacional de Rosario. Hizo la residencia en pediatría en el Hospital Municipal de Rosario.


En 2003 fundó La Higuera y desde mediados de este año se dedica full time a la ONG. Gustavo dice que la figura que más lo influyó en su iniciativa fue la de Esteban Laureano Maradona. “Pude conocerlo personalmente, y su aval personal a mis inquietudes motivó al desarrollo de mi actual ocupación”, recuerda Gustavo.  


Su máximo afán es consolidar un equipo abundante de médicos que elijan como opción dedicarse a las zonas más pobres del país. Por eso, desde la sede de Rosario, Fundación La Higuera promueve la creación de la Residencia en Pediatría Rural, para que los estudiantes puedan tener como opción curricular, este tipo de medicina, que es una opción de vida.


Su huella


Gracias al trabajo de La Higuera, hoy se llevan un seguimiento de 2400 historias clínicas pediátricas de chicos de la zona, realizadas para una población de 20.000 personas, abarcando un territorio de 200.000 hectáreas. La Higuera llega a lugares adonde nunca antes había llegado un médico.

Si las enfermedades de la pobreza están acá, acá tiene que haber médicos, acá tienen que estar los formados.
De acuerdo a Gustavo, no trabajar en estas zonas generaría un riesgo enorme: el del aumento de la mortalidad infantil, la desnutrición y la morbi-mortalidad por la enfermedad de Chagas entre los niños de la zona.


“Nuestro sueño es lograr, en un tiempo no muy lejano, que el diagnóstico y el tratamiento de los enfermos de Chagas, enfermedad paradigmática de la pobreza más extrema, llegue a todos los menores de 15 años en nuestro país”, dice Gustavo.

 

Convertite en Escolta de Gustavo: compartí su historia en las redes sociales