Abanderados de la Argentina Solidaria 2017

Derna María Isla

37 años Fundación Allegro Argentina Fundación Allegro Argentina | Escuelas Orquesta para la inclusión social | Santa Fe, resto del país
El proyecto
Derna se dedica a crear orquestas sinfónicas para chicos y jóvenes como herramienta de promoción educativa en Argentina. Trabaja en zonas de riesgo social, donde chicos y jóvenes caen en la deserción escolar y pasan mucho tiempo en la calle, cerca de la violencia y las drogas. Las orquestas logran romper la deshumanización que provoca la pobreza y se alían con las escuelas en una sinergia transformadora .
Qué está logrando
Los más de 1000 chicos y jóvenes que participan de las orquestas en todo el país encontraron un lugar original al cual pertenecer. Las propuestas de la calle prevalecen hasta que surge una alternativa atractiva, creativa y sanadora. Las orquestas logran eso: incluyen, generan nuevas formas de vincularse, despiertan modos de expresión profundos y pacíficos .
El dato
Las orquestas trabajan en alianza completa con la escuela, de manera que, además de desarrollar la capacidad expresiva y el sentimiento de pertenencia a un grupo sano, el proyecto de Derna María potencia la educación formal de los jóvenes. Los devuelve a las aulas. “Conductas violentas hacían difícil la permanencia en la escuela y entorpecían la labor de docentes y alumnos”, explica la creadora de Fundación Allegro Argentina. Esas conductas se van modificando con el tiempo en la orquesta .
Su mirada
“El riesgo es dejar morir el capital genético, biológico, social, espiritual y humano de nuestro país. Este proyecto propone el rescate de la infancia y la adolescencia en riesgo. La Orquesta cambia la vida de los chicos, de sus familias, de la comunidad y de la sociedad en su conjunto” .

Ayudá a este abanderado

0341155325913 | 03414853275

Orquestas que salvan vidas

Derna Isla se dedica a promover la formación musical y la creación de Orquestas-escuela para favorecer la integración de jóvenes en el país.

El Proyecto


Como hija del médico del pueblo, y amante de la música, Derna Isla (37), siempre se preguntó qué capacidad de impacto y cambio en la sociedad podría tener la música, en comparación con algo tan claro como la medicina. Y casi sin darse cuenta, encontró que justamente este arte era capaz de elevar las mentes por encima de las carencias diarias, de trabajar la autoestima y la autoconfianza, de favorecer nuevos modos de vincularse.

 

Así nació la Fundación Allegro Argentina, cuyo fin es crear y fortalecer orquestas sinfónicas infanto juveniles en distintos puntos del país como herramienta de transformación y promoción socio educativa.

 

"La realidad es adversa, es negativa, es injusta, pero nosotros estamos aquí para transformarla. Nosotros con la Fundación lo hacemos a través de la música".

 

“Acá los chicos se encuentran a través de la música, la música los une, los convoca, y también los va transoformando. A ellos, a sus familias, a sus barrios”, cuenta Derna.

 


La Fundación centra su trabajo en niños,  adolescentes y jóvenes en riego social , con un importante tiempo de permanencia en la calle, expuestos a los riesgos y peligros que ello implica y sin incentivos para completar el ciclo escolar. A través del Programa Vibrato, la ONG está armando un “Sistema - Red de Escuelas Orquestas”, como herramienta de transformación socio educativa, contrarrestando los efectos deshumanizantes de la pobreza y la exclusión.


En la iniciativa hay involucrados 100 maestros, 20 líderes o coordinadores de coros, bandas u orquestas y más de 1000 chicos que participan de las orquestas. Más de 1000 músicos que pasaron de no tener derecho a soñar, a poder soñarse frente a un auditorio que los recibe con aplausos.


La acción de Allegro se canaliza a través de tres vías. La primera, un Banco Solidario de Instrumentos Musicales: adonde se reúnen instrumentos que son distribuidos para abastecer a las orquestas de la red. En segundo lugar, la realización de actividades pedagógicas dirigidas a docentes y alumnos para que el proyecto se replique en otros lugares del país y organización de encuentros e intercambios de orquestas infanto juveniles. Y, tercero, las orquestas propiamente dichas: los alumnos participan de las orquestas en contra turno escolar, para no afectar sus actividades de estudio.


El trabajo de la Fundación se financia con premios de concursos, subsidios, donaciones privadas, apoyo de países extranjeros, aportes de la municipalidad de Rosario, y empresas como La Segunda, Banco Macro o DAAL Alimentaria, entre otras.
A futuro, Derna tiene varios objetivos. Primero, fortalecer el Banco de Instrumentos, y así responder a demandas de instrumentos realizadas desde las orquestas de Ushuaia, Santa Fe, Rosario, Córdoba, Victoria (Entre Ríos), Santiago del Estero, Córdoba, etc. En segundo lugar, realizar más actividades de capacitación y pedagógicas para los que participan del programa y, finalmente, organizar un Festival Nacional de Orquestas Infanto Juveniles en el Bicentenario de la Bandera en Rosario, en el Monumento a la Bandera.


Cómo nace


Amante y estudiante de música desde temprana edad, Derna vivió marcada por el ejemplo de solidaridad de su padre, el médico del pueblo. “Me gustaba la música, como profesión la veía poco trascendente para la sociedad, diferente a la medicina, que salvaba vidas”, recuerda Derna.

 

Muchos años después, ya trabajando como docente, Derna empezó a observar el potencial de la música en la educación. Así fue como en el 2001, luego de organizar el acto escolar de fin de año y detectar el entusiasmo que tenía los chicos con el canto y la música, Derna propuso al colegio adonde trabajaba dar clases de instrumentos musicales fuera del horario escolar. Así, tras reunir instrumentos donados, comprar otros con su salario y conseguir personal ad honorem arrancó la primera orquesta. Tres años después, esa primera orquesta tenía 14 violines, 3 cellos, 1 contrabajo y un piano, y contaba con la participación de 60 chicos.

 

Desde entonces, las orquestas de Allegro argentina funcionan aliadas con la escuelas de los barrios, para que además del impacto que genera la música, se motive a los chicos a concluir sus estudios formales.

 

Quién es

Nacida en Rosario en 1974, desde chica Derna mostró una fuerte pasión por la música, arrancando sus estudios en ese arte a los 5 años. En 2001, como docente de una escuela rosarina, descubrió que la música podía ser una poderosa herramienta de inclusión y desarrollo de chicos de familias humildes, e inició la primera orquesta infanto-juvenil, en la que poco tiempo después participaban 60 chicos.

 

Derna le dedica a la fundación entre 12 y 14 horas diarias de lunes a sábado, once meses del año. Es presidenta y fundadora de la Fundación Allegro Argentina y fundó la Red de Escuelas Orquestas, entre ellas la Escuela Orquesta de la Esperanza. Su trabajo como presidenta de la Fundación es ad honorem. Percibe una remuneración como directora musical de la Escuela Orquesta del B° Ludueña (institución que ha fundado). 


Su huella


El trabajo de Derna y de la Fundación Allegro beneficia a 1000 destinatarios directos. A través de esta iniciativa, se logra un desarrollo de las máximas potencialidades de los chicos y la promoción e inclusión de los beneficiados a través de una propuesta de calidad. Con el trabajo de la ONG, se mantiene a chicos de familias humildes alejados del cirujeo, el trabajo infantil, la mendicidad, la droga, la violencia y y el delito. También se combate la deserción, ausentismo y el fracaso escolar.


La Orquesta es una pequeña sociedad modelo. Lo que yo hago repercute en los demás, y si todos tocamos bien, la orquesta suena bien. Esto tiene un gran valor formativo para los chicos.


“Si pudieron con un violín, con un contrabajo, con una partitura, los chicos empiezan a notar que pueden ponerse metas altas y alcanzarlas. Empiezan a soñar con un futuro distinto para ellos”, ilustra Derna.

 

Convertite en Escolta de Derna: compartí su historia en las redes sociales