Abanderados de la Argentina Solidaria 2017

Víctor Hugo Russo

54 años El Pobre de Asís El Pobre de Asís | Gente de la calle y riesgo social | CABA
El proyecto
Víctor fundó y dirige la fundación El pobre de Asís, que tiene tres servicios para luchar contra la pobreza. En el hogar de día, personas en situación de calle pueden bañarse, lavar su ropa, recibir atención médica, remedios y tratamientos, atención psicológica, capacitación y la oportunidad de intentar la reinserción laboral. En sendos hogares de tránsito viven hombres y mujeres en situación de calle con discapacidad, por dos o tres años, hasta que reconstituyen su proyecto de vida. El centro comunitario en la villa 31 permite acompañar a niños y familias en lo referido a alimento y educación (programa Apadrinaditos).
Qué está logrando
Atienden a varias decenas de miles de personas por mes en sus distintos centros. Viandas, cursos de computación, alfabetización, revinculación laboral, entrega de ropa, tratamientos médicos de alto costo, acompañamiento psicológico, 44 plazas en los hogares de tránsito, entre otros servicios que se nuclean detrás de un propósito: acompañar las historias de los que sufren la pobreza para permitirles desarrollarse, es decir, hacer visibles a los invisibles y mostrarles que son valiosos.
El dato
Originalmente, Víctor comenzó con un centro de estudios sobre la pobreza y la situación de calle. “Hasta que en un momento me planteé: estamos analizando y discutiendo temas como la pobreza, pero no hacemos nada por quienes la sufren. Ahí pasamos al trabajo de campo, a estar en contacto directo con esta realidad”. Hoy asegura que el combustible que lo mantiene con fuerza cada mañana es el recuerdo de tantas personas concretas que pudieron cambiar su realidad, construir un proyecto y salir adelante.
Su mirada
Uno de los desafíos para Víctor es cambiar la mirada social que existe sobre las personas en situación de pobreza. Prejuicios que solo se rompen cuando uno se anima a acercarse a rostros e historias concretas. “Si no hiciéramos nada dejaríamos instalado en la comunidad un creciente problema con indefinidas consecuencias, y para los destinatarios, el abandono a una suerte siempre trágica”.

Ayudá a este abanderado

www.elpobredeasis.org.ar/ | desarrollo@elpobredeasis.org / fundacion@elpobredeasis.org | 4541|3192 / 4547|0230

La calle te tritura

Desde la fundación El Pobre de Asís, Víctor Russo trabaja por la inclusión de los sectores más vulnerados de nuestra sociedad.

El Proyecto


“La problemática fundamental sobre la que trabajamos es la exclusión en varias de sus formas”, explica Víctor, que se acerca a ejes de vulnerabilidad tales como situación de calle, discapacidad y violencia de género y niñez.

 

“Si no tenemos un sueño por delante no hay vida. Y las personas que vienen de la calle, llegan cansadas, golpeadas, trituradas”.

 

El Pobre de Asís dispone de tres servicios que buscan luchar contra la pobreza y marginalidad. El primero consiste en un centro de día, ubicado en el barrio porteño de Coghlan, donde funciona un comedor que ofrece más de 10.000 raciones de alimentos por mes. Además, las personas que viven en situación de calle y visitan el centro disponen de consultorio médico y psicológico, entrega de medicamentos, vestimenta, frazadas, duchas, peluquería, biblioteca, actividades lúdicas y artísticas, pases de transporte y hasta la posibilidad de tramitar o renovar el DNI, entre otros beneficios. Y, sobre todo, un clima fraterno que contrasta con la dureza áspera y solitaria de la calle.

 


En segundo lugar, la fundación cuenta con dos hogares de tránsito, los cuales albergan a 17 varones y 15 mujeres, todos ellos sin casa y con algún tipo de discapacidad. Estas personas viven allí entre 2 y 3 años, donde además de los servicios básicos cuentan con una gran variedad de cursos de capacitación, talleres y acompañamiento terapéutico para que luego de ese período puedan insertarse en la sociedad y rearmar un proyecto de vida.


El tercer servicio que El Pobre de Asís dispone, es un centro comunitario en la Villa 31 con un comedor que ofrece 10.000 raciones de alimentos por mes, además de entregar otras 24 cajas mensuales. También brinda cajas de pañales, zapatillas, medicamentos, juguetes, becas y útiles escolares.


A través de estas redes alternativas de contención social, Víctor y su fundación colocan la mirada sobre una realidad que muchas veces no se quiere ver: las miles de personas que viven en situación de calle, o conviven con la violencia de género, la discapacidad y la desnutrición infantil.


Cómo nace


Víctor comenzó a entrar en contacto con esta problemática cuando hizo una experiencia en el Hospital Neuropsiquiátrico Borda. “Todavía recuerdo la tristeza y la angustia que me dejaba el descubrir esa realidad compuesta de soledades, desesperanzas y abandono. Esta experiencia sí fue la que me estructuró y hasta se transformó en el motor de mi vida”.

 

Desde aquél entonces, Víctor supo el camino que tenía que recorrer. Por eso, fue trabajando en numerosas organizaciones sociales, hasta que decidió comenzar un proyecto propio.

 

Inicialmente, el proyecto tenía un corte marcadamente intelectual. Estaba netamente orientado a la investigación de la situación de calle, más que al trabajo concreto sobre ella. Así fue como Víctor se especializó en el marco teórico del tema y comenzó a brindar conferencias en el barrio de Belgrano, a las cuales empezaron a asistir todo tipo de personas pidiendo ayuda. Aquél fue el punto de partida para que Víctor se replanteara el modo de encarar esos temas, llevarlos a un marco más práctico y tomar contacto directo con la realidad. De esa manera, en 1998, El Pobre de Asís comenzó a abrir sus puertas a toda la comunidad.

 

Quién es


Víctor Hugo Russo tiene 54 años tiene estudios en Filosofía y teología, y es radiólogo. “Pero esta profesión no es la que me define”, explica, ya que también fue voluntario desde los 17 años en diferentes organizaciones sociales y es en esta área donde él encuentra su verdadera vocación.

 

En 1998 Víctor creó la fundación El Pobre de Asís, donde ocupa el rol de director ejecutivo dedicándole su tiempo de lunes a viernes. Junto a la gestión, planificación y conducción que su cargo le demanda, Víctor sigue en contacto diario con los más necesitados ya que comparte su espacio de trabajo con el de ellos. Todos lo conocen por su nombre, cada uno tiene el recuerdo del abrazo de bienvenido que Víctor y su equipo les dan cada día.

 

Su huella


“Si no hiciéramos nada dejaríamos instalado en la comunidad un creciente problema con indefinidas consecuencias, y para los destinatarios, el abandono a una suerte siempre trágica”.

 

“Si no tenemos un sueño por delante, no hay vida”, explica Víctor. La huella de El Pobre de Asís consiste justamente en brindarles a decenas de miles de personas la oportunidad de soñar con un futuro mejor. Porque, al momento de llegar a la fundación, es tal el deterioro psicofísico al que todas ellas están expuestas, que les resulta imposible imaginar una vida digna.

 

Este descreimiento escapa a los más necesitados para abarcar a toda la sociedad. Nos encontramos frente a un problema global, un prejuicio a partir del cual pensamos erróneamente que la gente que vive en la calle está perdida y sin ningún futuro. Pero El Pobre de Asís nos enseña con su obra que el cambio es posible, y éste depende de todos nosotros. “Si no hiciéramos nada dejaríamos instalado en la comunidad un creciente problema con indefinidas consecuencias, y para los destinatarios, el abandono a una suerte siempre trágica”, explica Víctor.

 

La experiencia de Víctor rompe con muchos miedos, prejuicios y tabúes vinculados con la pobreza. Demuestra que cuando no vemos a estas personas excluidas no es porque sean invisibles, sino porque nuestra sociedad elige tener miopía. Cada día, él y su equipo logran demostrar a la gente de la calle que tienen las capacidades y el derecho a vivir mejor.

 


Convertite en Escolta de Victor: compartí su historia en las redes sociales

Warning: array_push() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/production/public_html/core/classes/Cache.php on line 72