Abanderados de la Argentina Solidaria 2017

Dolores Oliva

41 años Con Alma Asociación Civil Con Alma Asociación Civil | Atención de zoonosis | Periferia de La Plata
El proyecto
En los asentamientos de la periferia de La Plata, las familias conviven en estrecha relación con distintos tipos de animales en condiciones de riesgo sanitario. Surgen así enfermedades llamadas zoonosis. Dolores es veterinaria y trabaja en la atención y prevención de esta problemática que afecta la salud de niños y adultos en situación de pobreza. Visita periódicamente los barrios junto a su equipo de voluntarios, para atender a los animales de las familias, capacitarlas para mejorar su situación higiénica y, ante todo, para estar cerca de un grupo social que, en palabras de Dolores, “está realmente muy solo”. “Para lograr una armonía sanitaria, debe lograrse un equilibrio entre la salud de las personas y de sus animales de defensa, de compañía, de consumo y de trabajo”.
Qué está logrando
Más de 100 familias por año reciben el impacto directo del trabajo de Dolores y mejoraron sensiblemente sus condiciones de vida. Comienza su trabajo con una vigilancia epidemiológica para entender el diagnóstico de cada barrio. Luego, procede con atención veterinaria gratuita y periódica, a la que suma los talleres de enfermería animal (para educar y dejar capacidad instalada en las familias). También dicta charlas sobre medioambiente y maltrato animal. “El mejor ejemplo es el cambio de actitud de las personas involucradas y las ganas de mejorar su calidad de vida. El llamado constante para asistir sus animales demuestra un grado mayor de compromiso y responsabilidad”.
El dato
Su primer inquietud surge al ver el estado de los caballos de los cartoneros. Dolores se acercó para explicarles la importancia de cuidar y mantener sano al animal que era su herramienta de trabajo. El trato con estas personas la llevó a conocer e involucrarse con sus familias y sus problemáticas. “Se logró un vínculo muy estrecho de necesidad, solidaridad y amistad que cada vez fue más fuerte; considero hoy por hoy que no puede cortarse en absoluto”.
Su mirada
Dolores encontró una vocación social muy ligada a su profesión como veterinaria. Pasó del interés por los animales al encuentro cara a cara con personas y familias. “Me sorprendió cómo con muy poco se puede hacer mucho por estas familias tan solas”.

Ayudá a este abanderado

info@conalma.org.ar | 221 15 6399474

La salud de los olvidados

Dolores es veterinaria y hace más de 10 años asiste a familias en estrecha relación con animales, en condiciones de riesgo sanitario.

El Proyecto

La acción solidaria de Dolores empezó en 2003, cuando se acercó a cartoneros que circulaban por la ciudad con sus caballos de carro en alarmante estado sanitario. Conversando por la calle con los propietarios y explicándoles la importancia de cuidar su herramienta de trabajo, comenzó a involucrarse con las personas y sus familias, hasta lograr hoy en día un vínculo muy estrecho y de gran necesidad.
Comenzó a dialogar con familiares y vecinos en situación de pobreza. Así vivenció la problemática de salud e higiene que afectaba a muchos de ellos, como consecuencia de la convivencia con animales en un entorno poco sano.


Dolores es veterinaria y dedica su tiempo a la atención y prevención de enfermedades que afectan a personas en estrecha relación directa con animales. Junto a su equipo de voluntarios, visita periódicamente los asentamientos de la periferia de La Plata, caseríos sobre calles de tierra, en donde asiste gratuitamente a animales pertenecientes a familias de bajos recursos económicos y las capacita en temas de sanidad, con el fin de prevenir patologías.


El proyecto articula diferentes estrategias. La primera es la vigilancia epidemiológica, con el fin de identificar el estado sanitario de las familias y de sus animales, así como también diagnosticar enfermedades infectocontagiosas y zoonóticas presentes en el barrio. La segunda consiste en brindar jornadas de atención veterinaria gratuita, a través de las cuales se implementan campañas sanitarias que ofrecen registro, revisión, evaluación del estado de salud e implementación de un plan sanitario para animales domésticos y de trabajo, y que se complementan con campañas de esterilización gratuitas para el control de la fauna urbana, aprovechando así esa instancia para concientizar a los vecinos de esta necesidad.


La concientización ocupa un lugar sumamente importante en este proyecto y es el tercer componente de su estrategia. Por eso, junto a los planes sanitarios, la ONG implementa espacios educativos, tales como Talleres de enfermería animal y Talleres de valorización animal y preservación del medio ambiente. Esto se debe a que, en palabras de Dolores, “para lograr una armonía sanitaria, debe lograrse un equilibrio entre la salud de las personas y de sus animales convivientes. Esta situación debe ser abordada desde la educación y la concienciación, ya que el buen trato hacia los animales no sólo dignifica la condición humana, sino que trabaja sobre la compasión y la importancia de cuidar a otros”.


Cómo nace


La pasión de Dolores por los caballos fue el punto de partida que la llevó, en el año 2003, a acercarse a dueños de animales en condiciones de riesgo sanitario. A partir de entonces comenzó a dialogar con otros familiares y vecinos en situación de pobreza, desde donde vivenció la problemática de salud e higiene que afectaba a muchos de ellos, como consecuencia de la convivencia con animales en un entorno poco sano. Inmediatamente Dolores decidió intervenir desde el lugar que más conoce, la veterinaria, brindando asistencia, compartiendo grandes momentos y creando estrechos vínculos de amistad y solidaridad. 

 

Tan sólo un año más tarde el sueño por ayudar a los demás empezó a crecer, a través de la presencia de voluntarios que de a poco se fueron acercando para colaborar y de empresas relacionadas a la sanidad animal que ayudaron mediante donaciones.


Quién es


Dolores es impulsiva, apasionada, comprometida. Inició esta obra sin mucha conciencia de lo que la esperaba en el camino. Casi sin buscarlo, se topó cara a cara con una pobreza a la que le fue poniendo nombres y apellidos. Y entonces tomó la decisión que hizo la diferencia. No miró para el costado, no pasó de largo, no se escondió detrás de los animales: eligió permanecer, acompañar y buscar soluciones. Desde lo que sabe, desde su vocación, encontró una manera de servir a los demás.

 

Sabe, además, contagiar su experiencia. En la actualidad cuenta con 20 voluntarios fijos y más de 30 itinerantes, 14 talleres anuales de enfermería y primeros auxilios y 14 talleres anuales de medioambiente, valoración y respeto a toda forma de vida, creando una relación muy estrecha y de permanente frecuencia con el barrio.


Su huella


“El llamado constante para asistir a sus animales demuestra un grado mayor de compromiso y responsabilidad, que antes de nuestra intervención no existía”


La ONG brinda asistencia a más de 100 familias y sus animales por año, lo que demuestra el fuerte interés de las personas involucradas y significa un gran avance en nuestra sociedad. Tal como lo explica Dolores, “el llamado constante de las familias para asistir a sus animales demuestra un grado mayor de compromiso y responsabilidad, que antes de nuestra intervención no existía”.


Justamente, el trabajo de este grupo de voluntarios logró concientizar a una gran cantidad de familias sobre la importancia de asumir una mayor responsabilidad y compromiso frente a la salud y el medioambiente, siguiendo mínimas pautas de convivencia ante la sociedad y todos los seres vivos. Dolores comprendió que los animales que atiende son los animales de trabajo, seguridad o alimentación de las familias de los barrios: es decir, piezas clave en la dinámica familiar.


Cuando familia, animales y medio ambiente se encuentran en estrecha vinculación, cada uno de ellos funciona como factores que se retroalimentan y “contagian” uno del otro, ya que basta la ausencia de salud en cualquiera de ellos para provocar el mismo efecto en los demás. Esto explica cómo la labor de Dolores y sus voluntarios abarca mucho más que la prevención de enfermedades en animales; con su acción están cuidando a miles de familias. Tal como lo ejemplifica Dolores, “al darle las herramientas a las familias para poder manejar mejor su situación sanitaria, estamos mejorando la de todos ellos, sus animales y la población restante expuesta”.