Abanderados de la Argentina Solidaria 2017

Inés Medrano

56 años Centro Esperanza Centro Comunitario Esperanza | Comedor y Centro Integral de Desarrollo | Córdoba
El proyecto
Inés abrió las puertas de su casa para crear la Asociación Civil Centro Comunitario Esperanza, que brinda contención y apoyo a quienes sufren la marginalidad, la violencia y la pobreza en el Barrio Recreo Norte Guiñazú de Córdoba. Más de 60 niños y 20 jóvenes y adultos participan de los comedores, apoyo escolar, recreación (deporte, plástica, idiomas) y orientación laboral. Además brinda diversos talleres de nutrición, cocina, tejido, cerámica y yoga.
Qué está logrando
Con el Centro Comunitario Esperanza le pone un freno la drogadicción, la violencia, la deserción escolar y la mala alimentación en el barrio. Brinda una contención afectiva a los niños, fomenta la participación en familia, la escolarización, acompaña a los adolescente a realizar títulos terciarios, entre otros. Todo el barrio de Guiñazu conoce la casa de Inés, donde más de 100 personas entran y salen diariamente luchando contra la marginalidad social.
El dato
Inés, al ser una vecina más del barrio, realiza un trabajo constante ya que está a disposición de los vecinos por cualquier eventualidad. Además, cuenta con la ayuda de 31 voluntarios, de los cuales 20 son rotativos.
Su mirada
“Desde que nací siempre sentí la necesidad de ayudar al otro. Lucho constantemente por mejorar la vida de las personas más próximas. A los 35 años me mudé a Córdoba y al ver las problemáticas presentes en el barrio comencé a visitar puerta por puerta a las familias. Empecé dándole una copa de leche a hasta llegar a lo que actualmente es la organización.”

Ayudá a este abanderado

0351-4909799/0351-4998122 comedoresperanza@hotmail.com https://www.facebook.com/centrocomunitarioesperanza http://centroesperanza.wix.com/comedor

Transformar un barrio desde el corazón

Inés Medrano abrió las puertas de su casa para convertirla en un centro que cambia vidas de niños, jóvenes y adultos de zonas postergadas.

El proyecto
En un contexto de marginación social y falta de recursos, el barrio Recreo Norte Guiñazu, en la ciudad de Córdoba, encuentra un oasis: el Centro Comunitario Esperanza. Inés Medrano fue quien puso en funcionamiento este espacio de atención, contención y educación de niñez, adolescencia y familia.
“Al ver la problemática de mi lugar, comencé dando una copa de leche hasta llegar a lo que hoy es nuestra organización”, explica Inés. La agenda marca la intensidad. A las 8 llegan los primeros niños, a las 9.30 desayunan y a las 10 ya comienza el apoyo escolar. La actividad sigue a las 12, con el almuerzo, y a las 14 ya arranca el segundo turno con los niños y los talleres en los que participan los jóvenes.
A estas tareas se le suman capacitaciones en oficios, como cocina, panificación y tejido. Con el apoyo de la Universidad Nacional de Córdoba también se dan talleres de nutrición, huerta, albañilería y salud bucal. Y todo el trabajo se complementa con el programa Familias a la Mesa, que se realiza en conjunto con la Fundación Banco de Alimentos. 
En total, unos 70 niños de entre dos meses y 14 años participan de las actividades. Además, más de 20 personas más, entre adolescentes y adultos, se suman para las demás propuestas del centro.

Cómo nace
“Vengo de un pueblo chico y me llamó la atención que muchos niños no asistían a la escuela”, cuenta Inés. “Cuando le preguntaba por qué no iban, me decían que tenían que cuidar a sus hermanitos o no tenían zapatillas”, recuerda.
Ese primer diagnóstico la llamó a la acción. “Empecé a darles leche, apoyo escolar y después empezó el comedor comunitario, con la ayuda de personas que donaron su tiempo”, desarrolla. Hoy cuenta con 31 voluntarios para las diversas actividades.
Todo eso sucede en su propia casa, en donde cuenta con dos salones, la guardería y un patio. Y en ese espacio es que se suman los talleres de arte, cotillón, cerámica, yoga, nutrición, cocina, panificación y tejido.

Quién es
Con sus 56 años, Inés pone el corazón. “Soy la fundadora de la organización, ocupo el cargo de presidenta y no cobró un sueldo. Mi trabajo es constante, ya que soy vecina del barrio y estamos disposición por cualquier eventualidad”, resume.
Medrano tiene la responsabilidad de hacerse cargo de los niños del barrio y por eso su contacto con las familias es diario. “Creo que nací para esto”, admite.
“Cuando terminé la Primaria quería ser monja e irme a ayudar y, a los 15 años, me anoté para ser enfermera y mis padres me lo impidieron. A los 16, formé con mis hermanos el cuerpo de bomberos voluntarios Posta de Yatasto de Metan, Salta. Y ya a los 35 años me vine a Córdoba y comencé con el proyecto”, recuerda.

Su huella
Ahora Inés sueña con un terreno para construir una sede en la que puedan realizarse deportes. “Me gustaría contar con pileta de natación, un playón para jugar al básquet y al fútbol y espacios para más talleres”, describe.
Por ahora, el impacto no es pequeño. Además de los 70 niños, otros 20 jóvenes de hasta 25 años asisten tres veces por semana al centro, reciben talleres de orientación y participan en programas de capacitación laboral.
“Las principales problemáticas del barrio son la marginalidad, la falta de recursos económicos, la necesidad afectiva que veo en los niños, la deserción escolar y la violencia familiar”, reconoce Inés. 
Para hacerle frente a toda esa realidad, el Centro Comunitario Esperanza compromete también a las familias. Para las mujeres hay charlas sobre temas como violencia y salud, y otros padres colaboran con el proyecto. “Todos somos seres humanos y tenemos los mismos derechos”, cierra Inés. 

Warning: array_push() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/production/public_html/core/classes/Cache.php on line 72